Amaya

Amaya, vista desde lo alto de Peña Amaya

Amaya es una pequeña localidad situada en los márgenes occidentales de la provincia de Burgos y junto a las loma de Peña Amaya, un macizo de 1.377 metros de altura. En la actualidad tiene unos 30 habitantes que se dedican a la Agricultura y la Ganadería

Amaya Histórica

Estela hallada en los restos de Amaya

La primitiva ciudad de Amaya se situaba sobre la montaña de Peña Amaya. Se tiene constancia de la existencia de un asentamiento desde la Edad de Bronce. Ya en la Edad Antigua, Amaya será una de los más importantes castros de los Cántabros durante las Guerras Cántabras (29-19 a.C.). Una vez tomada por los romanos pasa a formar parte de la República primero, y más tarde del Imperio, en el que se mantiene hasta el siglo IV.

En lo alto del risco un Castillo señoreó Amaya

La ciudad recupera entonces su independencia, que durará hasta el año 574, en el que el Rey de los Visigodos Leovigildo toma y destruye la ciudad.

Se mantiene desde entonces en el Reino Visigodo hasta que en el año 711 este se desintegra tras perder la Batalla de Guadalete. Entonces son numerosos los refugiados que llegan a Amaya, que sufrirá el asedio de los ejércitos de Tariq, siendo tomada en el 712. Tras una rebelión en el 714 Tariq arrasa de nuevo la ciudad. Se intenta repoblar Amaya varias veces, aunque no será hasta el 860 durante el reinado de Ordoño I que se repueble de forma definitiva, siendo fortificada más adelante. En el año 989 las tropas de Hisham II cercan y toman la ciudad, siendo esta la última batalla librada bajo sus muros.

 

Amaya Geológica

Peña Amaya

Desde el punto de vista geológico Peña Amaya es un sinclinal colgado que forma parte del Geoparque Mundial de Las Loras (certificado por la UNESCO). Toda la región destaca por un paisaje único, como en el caso de Peña Amaya, que se eleva 500 metros sobre su entorno, por lo que desde su cima se puede completar gran parte de la meseta Castellana